Girls Escorts BCN

Chicas escorts de barcelona

Consejos

Consejos para ligar con chicas

Difícilmente vas a cansarte de tener citas con escorts de lujo en Barcelona, pero es muy posible que no sean las únicas mujeres con las que quieres citarte. Estas profesionales del sexo te hacen sentir como un auténtico playboy, así que, con la moral bien alta, es hora de que salgas a ligar.

Hoy, queremos compartir contigo una lista de consejos para que consigas captar la atención de las chicas.

Sal a divertirte

Cuando los hombres tienen puesta la cara de “salir de fiesta” son mucho más atractivos que cuando tiene la de “salir a ligar”. Relájate, pásalo bien y no dejes que lo de ligar se convierta en una obsesión.

Arréglate

Nada de salir desaliñado, oliendo mal, con ropa vieja y deslucida… Tampoco es necesario que te pongas tus mejores galas, pero un mínimo de gusto y de sentido de la moda te harán bien para causar una buena primera impresión.

Seduce con la mirada

Nada de mirar fijamente a una chica que te gusta, o vas a parecer un maldito acosador. En lugar de eso, si notas que ella te está mirando, devuélvele la mirada, sonríe y apártala de nuevo. Juega con las miradas y aprovéchalas para hacerte el misterioso.

Habla con ella

Acércate con un tema preparado, o incluso, con una broma, o una historia que contar. Nada de preguntarle “cómo estás” o si estudia, porque las respuestas pueden ser muy cortas y dejarte sin nada más que decir. Si eres tú quien inicia una conversación, podrás ver si ella está interesada o no.

A partir de aquí, pueden pasar dos cosas: que te siga el juego, o que se deje notar aburrida. En el primer caso, podéis seguir hablando y es probable que encontréis algún tema en común sobre el que hablar durante largo rato y disfrutar de la compañía mutua. Pero si parece aburrida o molesta, o crees que no conectáis en absoluto, retírate elegantemente.

Cómo saber si besarla

No te lances a “robarle un beso”. Las señales pueden ser claras para ti… y estar equivocado. Puedes preguntarle algo como “¿Qué pasaría si te besara?” y actuar como consecuencia de su respuesta: si ella parece dispuesta, entonces, adelante. Pero si no te da pie a ello, ni se te ocurra.