Girls Escorts BCN

Chicas escorts de barcelona

masaje lingam

Cómo hacer un masaje lingam

El masaje erótico es algo muy placentero que tanto el hombre como la mujer pueden hacer y/o disfrutar. Puedes ir a un curso de masaje tántrico en Barcelona para parejas y aprender cómo se lleva a cabo, puesto que se trata de una actividad que se ha puesto muy de moda en la Ciudad Condal, así que no te resultará difícil encontrar talleres en los que se imparta.

Hoy, en este blog, queremos explicarte cómo se lleva a cabo un masaje tantra para hombres: el masaje lingam. Más adelante, en otra ocasión, te enseñaremos cómo se le hace a una mujer el conocido como masaje yoni

En realidad, no es algo difícil, pero se debe tener cierta gracia, experiencia y hacerlo todo con mucho mimo y sensualidad:

  1. Masajea todo el cuerpo, pero teniendo cuidado de evitar el pene intencionalmente.
  1. Cuando esté relajado después de un rato de haber empezado el masaje, vierte un poco de aceite en su lingam (pene) y los testículos. Hazlo lentamente y con cuidado.
  1. Masajea los testículos suavemente. Es probable que él empiece a ponerse nervioso porque estás tocando una de las áreas más sensibles de su cuerpo, así que hazlo todo con mucho mimo y sesualidad.
  1. Masajea la zona por encima del lingam donde está el hueso púbico.
  1. Masajea la zona entre su ano y testículos. Esta área de su cuerpo se llama periné y también es bastante sensible, aunque solemos olvidarla por completo.
  1. Masajea el pene y después agárralo suavemente con tu mano derecha, empuja un poco hacia arriba y luego suéltalo. Repite el proceso, pero esta vez, con tu mano izquierda.
  1. Después de mover las manos en un movimiento hacia arriba con su lingam, invierte el movimiento y acaricia hacia abajo.
  1. Después, masajee la cabeza del lingam en un movimiento circular. Si se

¿Por qué el masaje lingam vuelve locos a los tíos?

Los masajes eróticos son una forma más de disfrutar de nuestro cuerpo. Y, como ya sabrás o podrás imaginar, es algo distinto en el cuerpo de un hombre que en el de una mujer. Para empezar, el destinado a ellos recibe el nombre de masaje lingam, mientras que el que se realiza a ellas se conoce como masaje yoni.

Tanto uno como otro se basa en dar importancia a las caricias, a que aprendamos a disfrutar profundamente del contacto, mientras las manos de la masajista se dirigen a la zona íntima e inciden en la zona de alrededor.

Esto hace que descubramos nuevas sensaciones, placeres que no podríamos haber imaginado.

Masaje prostático

El hombre, acostado boca arriba, con sus piernas abiertas y las rodillas dobladas, debe encontrarse reposado y tranquilo. Entonces, la masajista levantará su pene y testículos con mucha delicadeza. Así, la zona del perineo, entre el ano y el escroto, quedará libre para recibir un poco de atención. Tras masajearlo, la masajista presionará unas 5 veces el perineo hacia el interior de la pelvis.

Es posible que, en este punto, le pregunte a su cliente si esto le resulta placentero o si, por el contrario, le causa algún tipo de molestia. Por supuesto, la sinceridad es la clave para seguir disfrutando del masaje, ya que, si un movimiento molesto persiste, se habrá arruinado el placentero masaje.

Uso de aceites y lubricantes

Algunas masajistas suelen apostar por extender lubricantes y aceites de efecto caliente en el cuerpo de sus clientes, algo que no hace sino incrementar el bienestar que genera el masaje lingam.

Al aplicarlo en los testículos, los humedece y hace que el movimiento aquí sea más fluido. A partir de aquí, puede pasar a estimular la próstata, y seguir, también, con los testículos. Incluso, es