Girls Escorts BCN

Chicas escorts de barcelona

sexo

Una nueva técnica para mejorar tu sexualidad

Ha llegado el nuevo año, el momento perfecto para renovar tus energías y darle una vuelta de tuerca a todo lo que quieras mejorar en tu vida. Entre todo lo posible, el sexo. Desde atreverte a escribir en Google “Valencia escorts” y citarte con una profesional del sector para disfrutar de una buena actividad sexual, hasta incorporar nuevas técnicas que te ayuden a descubrir placeres que desconocías hasta el momento.f

A continuación, te proponemos una medida muy sencilla con la que podrás experimentar y disfrutar de modos nuevos. Se trata de un método muy recomendado por sexólogos reconocidos a nivel nacional e internacional:

Escribe una carta a tus genitales

Carme Sánchez, psicóloga clínica y codirectora del Institut Clínic de Sexología de Barcelona, aconseja la escritura terapéutica para enfrentar cualquier problema que podamos encontrar en el sexo o para mejorar alguna carencia. Escribir ayuda a verbalizar nuestras inquietudes y a ser conscientes de que existe algo que queremos mejorar. Y, más importante: nos mentaliza de que tenemos que hacer algo para solucionarlo.

Por ejemplo, los hombres que tienen problemas con su eyaculación, deben escribir a su pene explicando el problema, por qué les afecta y qué piensan hacer para ponerle remedio. Las personas descontentas en la cama, escribirán a sus genitales para intentar expresar qué es lo que no les gusta y cómo cambiarlo. Las mujeres que raramente alcanzan el orgasmo, pueden escribir a su clítoris, o a su amante, si lo consideran culpable… Esto hará que, durante el sexo, seamos más conscientes de que queremos solucionar este problema y tomemos medidas para ello.

Según Sánchez, no hay censura. “Se admite todo, desde insultos a palabrotas”, expresa. Pero sí existe una regla de oro: la carta debe terminar “en positivo, con el ánimo de buscar una solución”. También debe escribirse en el idioma materno, “el del alma”.

Así pues, si te encuentras en un momento de frustración, no tienes por qué contenerte. Puedes insultar, quejarte y lloriquear lo que necesites hasta haberte desahogado. A partir de entonces, darás lugar a algo mucho más productivo: empezarás a construir una solución. O, por lo menos, estarás listo para empezar a buscarla. Esto te ayudará a aprender no sólo a disfrutar más del sexo, sino, también, a afrontar los problemas de una manera práctica y eficiente.